jueves, 13 de marzo de 2014

¿Te preguntaste alguna vez quién te puede estar “Googleando” ahora mismo?

Google es un desierto en el que todos buscamos y somos buscados. Ya podemos ser irrelevantes, estrellas de las redes sociales o tener un nombre común que de pie a la confusión con otros perfiles; la información que aparece en Google sobre nosotros va a generar una opinión que debemos controlar.

Alrededor de 1 billón de nombres son buscados en Google cada día – más que la población de Estados Unidos y Europa juntas, así que aunque no lo creas, seguro que alguien te está  ”Googleando”. ;)

Entonces... ¿Cuál es tu ventaja competitiva?
 Uno de los elementos más importantes de la planificación estratégica de la marca personal es el concepto de ventaja competitiva. Por ventaja competitiva se entiende cuando alguna empresa o profesional tiene alguna característica diferencial sobre sus competidores que le permite conseguir unos rendimientos superiores de forma sostenible en el tiempo. Uno de los aspectos básicos del concepto de ventaja competitiva es el de diferenciación. En un entorno tan competitivo como el actual, resulta fundamental diferenciarse, hacer cosas de forma diferente ya sea a nivel de producto, de servicio, de estrategia de comercialización… Es más importante ser diferente incluso que ser el mejor o el primero.
El concepto de marca personal se hace más necesario en la actualidad, porque las relaciones interpersonales son cada vez más anónimas. Igual que en el comercio las marcas blancas unifican los méritos de los productos y los hace homogéneos, los profesionales que quieran diferenciarse para aumentar el valor de su trabajo o contribución profesional deben construir, promocionar, comunicar y proteger la marca personal.
El concepto de marca personal  no trata de convertir a las personas en objetos materiales, sino al contrario, trata de que la persona no sea catalogada como un currículum vítae, desapercibido, igual a otros, sino que la persona sea vista como diferente y capaz de aportar su valor único e irrepetible.

La inmensa mayoría desconocen el concepto de ventaja competitiva.

Yo te pregunto:
¿Por qué alguien debería contratarte a vos en lugar de a otros profesionales competidores?
¿Cómo alguien te va a dar una oportunidad si ni vos mismo sabes qué aportas de diferente, qué podés hacer mejor que tus competidores?

Quizá hace años, cuando la situación económica y competitiva era francamente diferente, las personas podían no preocuparse de definir su ventaja competitiva. En la actualidad, me parece un suicidio profesional.

¿Y vos, ya pensaste cuál será tu ventaja competitiva?

Design Silvia Noemí Monetti by FUN+ART
http://www.fanda.com.ar